Cosas que se dicen en la librería/1

COSAS QUE SE DICEN EN LA LIBRERÍA
La biografía "picante" del rey

Los Borbones en pelota, un libro lamentablemente agotado
   Escuché al gran Javier Cansado hablar de un "meme" que le había llegado y del que no podía dar muchos detalles en la radio. Parece que mezclaba alguna imagen del libro 50 sombras de Grey con alguna imagen del rey ―del anterior, de Juan Carlos de Borbón. Me hizo recordar una de las mejores conversaciones de las que he formado parte en la librería...

   Una tarde de diciembre, probablemente unos días antes de Navidad. La librería llena de gente comprando regalos. Abre la puerta una pareja. El hombre baja las escaleras y empieza a hojear libros. La mujer despide a alguien con quien habla al teléfono y se dirige a mí.
   ― ¿Me puede ayudar? ¿Tienen la biografía del rey? 
   ― ¿Cuál de ellas?
  ― Bueno, esa que es un best-seller de la que todo el mundo habla...
   Medito un segundo por si hay algo que se me está olvidando y le contesto que ahora mismo, al menos hasta donde yo sé, no hay ninguna biografía del rey que sea un best-seller. La mujer insiste. Yo insisto en mi ignorancia. 
   ― Sí, hombre ―se acerca y me susurra al oído―. Esa que es un poco... picante.
En ese momento empiezo a pensar que se me está escapando algo.
   ― ¿Una biografía del rey "picante"? Mmm... No sé qué decir. Una vez tuvimos una biografía no autorizada del rey, pero ya no sé puede encontrar. Juraría que fue censurada.
   ― Que no, que no. Que habla de sus líos, de sus amantes, de lo que le gusta hacer cuando está en pleno... ya sabes. ¡Pero si me lo acaba de recomendar una amiga por teléfono, que lo vio el otro día aquí!
   Ahí empiezo a lamentarme de la confusión, sobre todo de que no exista ese libro, que sería la salvación de las librerías en quiebra. Involuntariamente, mientras conversábamos, habíamos bajado la escalera. Nos acercábamos a las mesas de exposición.
   Entonces lo veo. Sonrío. Se lo señalo.
   ¿Es este?
   ― ¡¡¡Sí!!!! Eso es: "Las sombras". "Las sombras del rey"
   Miro la portada de 50 sombras de Grey y no sé si sacarla de su error. Será mejor que lo descubra ella misma. Mientras subo a cobrarle el libro, conteniendo la risa, intento imaginar lo que le habrá dicho su amiga por teléfono. Ojalá el servicio secreto haya grabado esa conversación y la hagan pública en algún momento. Aunque haya que cambiar alguna ley de secretos oficiales.