La luz que no puedes ver...pero que sí debes leer.


En muchas ocasiones los libreros ponemos cara de póker cuando en la faja de un libro vemos que ha ganado un Premio Pulitzer. Ya se sabe que en los premios, como en la botica de títulos que es una librería, hay de todo, y que obtenerlo no asegura ni la calidad ni el entretenimiento. Pero he aquí un libro que sí logra aunar ambas a la vez, una novela tramada a dos voces en la que el autor, Anthony Doerr, cuenta –alternando sabiamente entre los dos puntos de vista de manera emocionante e intensa– los caminos paralelos que acaban encontrándose de una niña francesa ciega, que termina formando parte de la Resistencia, y un joven alemán al servicio del Tercer Reich.


Marie-Laure siempre ha vivido en París, cerca del Museo de Historia Natural donde su padre, cerrajero y manitas, es una especie de guardián de todas las llaves, pero cuando los nazis ocupan la capital francesa, tiene que huir a Saint-Malo, ciudad de la Bretaña cercana a Normandía que finalmente también será ocupada por las fuerzas alemanas. Werner es un niño huérfano alemán que vive junto a su hermana pequeña en un orfanato de la zona minera alemana más importante, sin más futuro que acabar en las minas seguramente muerto como su padre. Su interés por las radios y la tecnología le depararán un futuro inesperado.
Años después, en Saint-Malo, Marie-Laure se queda sola guardando un valioso secreto,  y cinco calles más allá de ella, Werner está atrapado en las ruinas de un gran hotel, aborreciendo la brutalidad de la guerra y la locura de un país que ha destrozado la vida de miles de personas.

Los protagonistas del libro son una joven ciega y un huérfano alemán, niños con dificultades que encuentran la manera de salir adelante hasta que la guerra estalla y todo su mundo se desmorona. Sin usar sentimentalismos fáciles, el autor narra con minuciosidad el proceso de transformación y aventura de estos dos protagonistas, dulces e inocentes pero con una inteligencia especial para sobrevivir y que se ven transformados por los horrores de la guerra. La galería de personajes secundarios también es memorable, desde el misterioso tío abuelo de Marie-Laure hasta la tozuda hermana de Werner.
La luz que no puedes ver de la editorial Suma es una novela histórica que también es de intriga y de aventuras (las menciones a Julio Verne son constantes), que te hace reflexionar sobre la tremenda inhumanidad de la guerra, sobre sus catastróficas consecuencias –sobre todo entre los más desamparados- pero que a la vez te hace contener la respiración por saber qué ocurrirá con los protagonistas y si podrán salvarse. Un libro que se lee con emoción y con ojos cinematográficos, ya que el esfuerzo del autor por describir el mundo que no ve Marie-Laure (y que su maravillosa imaginación e inteligencia te hace ver) hace del lenguaje descriptivo y poético del mundo que la circunda, un verdadero espectáculo narrativo.