Luis Bustos: otra visita de un autor de novela gráfica

ACTIVIDADES
Luis Bustos amarra su Endurance en Muga
Continúa el ciclo de cómic de aventuras con  Endurance (¡¡y Versus!!) de Luis Bustos
Miércoles 22 de abril, 19 horas: 9ª sesión del club de lectura de novela gráfica.

Artículo de Gerardo Vilches 
(The Watcher and the Tower / @Watcherblog)

   El pasado miércoles 18 de marzo celebramos en Muga la octava sesión de nuestro club de lectura. Fue además la primera de un nuevo ciclo dedicado al cómic adulto de aventuras y tuvimos, por segunda vez en la historia del club, la suerte de contar con la autora de la obra comentada: Mireia Pérez. Poder debatir en torno a una novela gráfica con su autora siempre da lugar a momentos muy especiales, ya que permite establecer una relación directa y fluida entre ambas partes. Y así sucedió: Mireia nos explicó el proceso de realización de su obra y cómo decidió presentarse al Premio Fnac / Sins Entido, y las circunstancias en las que concluyó el cómic. Pero también charló sobre sus contenidos con los nueve asistentes a la reunión, que con sus preguntas y comentarios generaron un debate interesantísimo, desarrollado en un clima distendido y tan ameno como siempre. Algo que tanto la autora como nosotros los organizadores valoramos mucho fue el hecho de que se comentaran tanto los aspectos positivos como los negativos de La muchacha salvaje: Nómada con total cordialidad. La gente opinó con libertad y eso enriqueció el debate y nos dejó a todos con muy buen sabor de boca. Incluso, como regalo final, Mireia Pérez nos contó parte del argumento de la segunda parte de su cómic, que tal vez tengamos la suerte de ver dibujada algún día. Por todo ello queremos dar las gracias desde Muga a Mireia Pérez y a todos los habituales del club: fue una tarde muy especial, chicas y chicos.
   En nuestra próxima sesión continuaremos con el cómic de aventuras, pero en esta ocasión será una muy diferente...

Endurance: la odisea de Shackleton llevada al cómic 

   Si La muchacha salvaje ofrecía una aventura ficticia que transcurría en un mundo inventado por su autora, en esta ocasión nos adentramos en la recreación de una aventura muy real: el viaje que Ernest Shackleton encabezó en 1914 con el objetivo de cruzar por primera vez la Antártida. Endurance es el nombre del barco en el que viajaron, y es también el título de esta novela gráfica que Luis Bustos publicó en 2009 bajo el paraguas de Planeta de Agostini. Bustos es un dibujante de inspiración clásica que sin embargo ha desarrollado un estilo propio que se ajusta a cada situación y estado de ánimo que quiere reflejar, gracias al dominio que tiene sobre el medio. En sus páginas se nota su devoción por los clásicos americanos, desde Will Eisner o Harvey Kurtzman a Frank Miller, pero también del dios del manga, Osamu Tezuka. De él hereda su capacidad para romper la estructura de la página y lograr una narración vibrante, donde lo gráfico acompaña y refuerza las acciones, pero también las emociones. Porque Endurance no es solamente el relato de un viaje, sino un acercamiento psicológico a sus protagonistas, un vistazo a lo que la mente y el espíritu humanos pueden soportar en pro de una gesta con la que escribirán para siempre sus nombres en la historia.
   El cómic arranca con las gestiones previas por parte de Shackleton, que debe conseguir financiación de la Corona británica y reunir una tripulación adecuada. Bustos concede mucha importancia a la documentación y recrea perfectamente aquel mundo en el que la Gran Guerra acababa de comenzar con la incertidumbre de su verdadero alcance. Es una época en la que aún quedaba mapamundi por descubrir y las grandes exploraciones eran protagonizadas por héroes casi románticos, que se enfrentaban épicamente contra los elementos y entre ellos, pero también contra sí mismos.
   El aspecto humano del viaje es una prioridad para Bustos, que explota la dimensión psicológica del dibujo manchando las páginas y rompiendo el trazo a medida que los marinos se desesperan frente al fracaso del viaje. Primero el Endurance queda atrapado en el hielo; después se ven obligados a viajar a pie para deshacer el camino hecho en el barco. Y eso sólo para empezar, claro.
   Al enfrentarse a la inmensidad del hielo y al frío bajo cero, el ser humano debe dar lo mejor de sí mismo, y es ahí donde Luis Bustos acierta de pleno, al convertir la odisea personal de Shackleton en una aventura colectiva, donde un grupo de hombres debe colaborar solidariamente si quiere sobrevivir, confiando los unos en los otros. Por supuesto, surgen tensiones entre ellos, pero el final debe verse como un triunfo de esa voluntad colectiva y de la naturaleza social de la humanidad.
   El reciente centenario del viaje del Endurance, celebrado el año pasado, ha devuelto a la actualidad a Shackleton y su tripulación. Se han publicado varios libros sobre ellos, pero esta novela gráfica de Luis Bustos, que se adelantó a la efemérides, continua siendo uno de los mejores acercamientos a la epopeya, no sólo por su escrupulosa fidelidad a los hechos sino también y sobre todo porque sabe convertirla en una obra de expresión personal, donde la autoría es tan importante como la historia que se cuenta. La reedición de Endurance publicada el año pasado tal vez sirva para que se valore en su justa medida uno de los cómics más redondos de los hechos en España en la última década, que tengo la sensación de que en su momento pasó un poco desapercibido.
El autor
Luis Bustos es, pese a su juventud, todo un veterano del cómic español. Forma parte de ese puñado de autores que iniciaron su carrera en el peor momento para ello: los áridos años 90, donde apenas si había unas pocas (y pequeñas) editoriales que decidieran apostar por los dibujantes españoles. Es la época en la que, entre otras, publica Rayos y centellas junto al guionista David Muñoz en la extinta editorial Camaleón. La versatilidad de Bustos, capaz de dibujar casi en cualquier registro, le permite ir publicando trabajos en diferentes revistas, como El Manglar, Nosotros Somos Los Muertos o la juvenil Mister K, donde desarrolla uno de sus mejores trabajos, la humorística Zorgo, recopilada y completada en la editorial Dibbuks. Endurance, publicada en 2009, supone su obra más larga como autor completo hasta la fecha, y uno de sus mejores trabajos. En 2014 publicó una nueva novela gráfica, Versus, una espectacular adaptación libre de un relato de Jack London ambientado en el mundo del boxeo, en el que da rienda suelta a toda su capacidad como dibujante, y de la que también hablaremos en la misma sesión del club de lectura. Además, Bustos fue uno de los dibujantes que abandonaron El Jueves por la censura de una portada que llevó a cabo la editorial RBA, y fundó junto con sus compañeros la revista digital Orgullo y satisfacción. En la actualidad compagina su trabajo en la misma con la realización de una nueva novela gráfica con guión de Santiago García.