Taller con el ilustrador Daniel Montero Galán

ACTIVIDADES
Taller con el ilustrador Daniel Montero Galán
Alrededor de sus libros ilustrados "La Bruja Piruja" y "La princesa que quería escribir"
Sábado 28 de febrero a las 12.30 / Para niñas y niños a partir de 5 años.


   Mirad el cartel tan bonito que ha hecho Daniel Montero Galán para el taller "De brujas, princesas y otras historias" que hemos preparado para este próximo sábado. 
   Como podéis ver, en el cartel aparecen las dos protagonistas, la princesa y la bruja, y es así porque hemos planteado un taller en el que tienen cabida ambas protagonistas. A partir de una silueta común, los participantes irán pintando características que la conviertan en princesa o en bruja en un juego de apariencias. Podremos tener así una princesa (tal vez...) con nariz de arpía, o una bruja (a buen seguro...) ¡¡coronada!! Y ¿cómo puede ser esto? Pues porque en las historias de papel y de la mano del genial ilustrador Daniel, todo es posible si le ponemos una pincelada de imaginación. 
   Esto es solo parte de lo que se le ha ocurrido a Daniel y a Asunción, la editora de Amigos de Papel, cuando han planteado el taller, pero podría haber más cosas esperando, cosas como estas: ¿qué ocurriría si un día nuestra pequeña princesa abandona el castillo en un descuido de los guardias reales y se atreve a cruzar el puente de piedra que hay sobre el río que conduce hasta ese lugar misterioso y tan bien escondido en lo más profundo del bosque?
Y ¿qué sería de nuestra bruja Piruja si buscando infelices a quienes asustar con sus fechorías se topa con nuestra princesa balanceándose en un columpio de letras?, ¿se arremangaría faldones, delantal y sayo para deslizarse por el tobogán de rimas que cuelgan de las nubes que acuden prestas a jugar con la princesa? ¿Tal vez encontraría la princesa un remedio eficáz que le curara los males a nuestra bruja Piruja entre las muchas poesías que escribe a escondidas en lo más alto de la torre del castillo? Podríamos, incluso, alargar el carnaval e intercambiar disfraces: delantal, faldones, sayo y alpargatas para nuestra pequeña princesa. Vestido de tules, fajín y zapatos para la bruja Piruja. ¡Ah! Y podemos cambiar corona por tosco sombrero que, a buen seguro, no le iba a sentar tan mal a nuestra pequeña protagonista. Y, ya puestos, en un revuelo total de hojas tras el paso de una fuerte tormenta que ha descolocado las páginas de nuestros libros, ¿qué tal castillo por cueva, nubes por remiendos, escritorio por puchero?