Para acabar con Eddy Bellegueule

Huir del infierno para reinventarse
Sobre Para acabar con Eddy Bellegueule de Édouard Louis, publicado por Salamandra.


Esta es la novela de Eddy Bellegueule, la historia de un niño que se hace adulto a golpes de la vida por ser diferente, por ser homosexual en un pueblo del norte de Francia, por ser una persona extraña encerrada en el cuerpo de un hombre que no quiere ser, por tener otro tipo de sensibilidad ante el horror de su pueblo que lo martiriza día a día. Y esta es su narración, la de un rebelde aplastado por su entorno que se quiere liberar y renacer en otra persona.

Es realmente la vivencia de un martirio de niñez y adolescencia en la atmósfera asfixiante del entorno rural del norte francés. El resentimiento guía la toma de conciencia del protagonista de su feminidad entre palizas, humillaciones, alcoholismo, machismo y pobreza. En el pasillo del colegio un escupitajo, amarillo y espeso, desciende lentamente por su cara. Eddy Bellegueule es el afeminado, el apestado. 




   En casa, el padre humilla al hijo y todos sufren esa violencia social que horroriza por estar normalizada. Eddy Bellegueule es un chico delicado cuyos modales afeminados no resultan apropiados en un mundo donde ser hombre es sinónimo de ser duro. El muchacho sufre burlas, maltrato y vejaciones.

   Pero es también una novela luminosa por su fuerza narrativa y por el valor de Eddy, que traga con las humillaciones pero sigue adelante buscando su libertad, su huída de ese verdadero infierno. Lees con un nudo en el estómago porque quieres saber si lo consigue.

   La grandeza del libro es el tono. Porque es el tono de un niño que sufre y que siente a veces como normal lo que le ocurre. La normalización del martirio. El libro cuenta, sin pelos en la lengua, la infancia de un niño diferente en un pueblo marcado por la violencia, el racismo y la homofobia.

   Lejos del melodrama y la historia costumbrista, Cómo acabar con Eddy Bellegueule es el relato de la insurrección del protagonista contra un ambiente hostil y su decisión de escapar a su destino para sobrevivir. Crudo retrato de una sociedad zafia e inculta en pleno siglo XXI.

   «No se habla en la mesa, se mira la televisión en silencio y en familia», explica el padre en un párrafo del libro. Y, por supuesto, «leer es de maricones». Eddy trata de adaptarse a la situación. Intenta comportarse como todos esperan de él: jugar al fútbol, salir con chicas, emborracharse con los amigos. Pero pronto resulta evidente que le gustan más los hombres que las mujeres. Una opción difícil de confesar en casa y en el pueblo. A la larga, sólo le queda la vía de marcharse, dejando atrás toda esa agresividad masculina, el alcohol, la sumisión femenina, el racismo... «No tengo ningún buen recuerdo de mi niñez», confiesa Edouard Louis (nombre actual de Eddy Bellegueule en el prólogo de esta narración escrita en primera persona, donde cuenta sin rencor pero sin complacencia su durísima peripecia vital, con un lenguaje que pone de relieve la violencia en la que creció. Intercalando en el relato frases que ha escuchado durante su infancia («¿eres un tío o un mierda?», «si no ves la televisión, ¿qué haces durante todo el día?»), el autor nos introduce en esa Francia olvidada por los políticos donde, como él mismo explica, «la miseria no resulta nada romántica».

   Tratando de dejar cada vez más lejos ese infierno, el adolescente inadaptado consigue, por fin, estudiar Teatro en el Instituto Madeleine Michelis de Amiens, luego Historia en la Universidad de Picardie, y por fin Sociología en la Escuela Normal Superior de París.  Esta es una historia íntima de lucha contra la intolerancia. Un libro valiente que emociona en lo bueno y en lo malo y que te hace replantear qué clase de mundo tenemos alrededor.