Encuentro con Belén Gopegui en Muga

ACTIVIDADES
La literatura como contrapoder
Encuentro abierto con Belén Gopegui alrededor de su última novela 
Jueves 26 de febrero, 19 horas: Presentación de "El comité de la noche" (Mondadori)


 
   Puedo entender cierto hastío que en algunos artículos y entrevistas muestra Belén Gopegui ante algunas preguntas que se suelen repetir: ¿entiendes tu literatura como una forma de compromiso social y político? ¿Crees que la literatura debería estar socialmente comprometida? La respuesta habitual es de manual: toda literatura establece algún tipo de compromiso con su realidad, ya sea metiendo los dedos en la herida del conflicto social o haciendo fuerza con los pies en el suelo para alejarse volando, ya sea inflamando el fuego o calentándose las manos en la hoguera. La cuestión no parece por tanto si hay o no compromiso, sino más bien, qué tipo de compromiso hay. El de Belén Gopegui es claro y rotundo: mostrar a través de la literatura la realidad de la explotación contemporánea, estructurada alrededor del capitalismo como la forma económica en que se sustenta la dominación y de instituciones simbólicas transversales como el patriarcado, que la sostienen. Su literatura se presenta públicamente como una crítica al poder instituido pero, sobre todo, como el caldero de una alquimista en el que se gestan y toman forma nuevos modelos de sentir, pensar y actuar. Muchos de los artículos de crítica literaria y de otra naturaleza recopilados en Rompiendo algo, un libro recientemente publicado en Chile, inciden en este planteamiento. Pero el libro alrededor del cual nos reuniremos en Muga, el jueves 26 de febrero, a las 19 horas, será su última novela El comité de la noche. Próximamente escribiremos una breve reseña en Las Calles de Venecia, para animaros a participar en este encuentro con Belén Gopegui. Sería bueno, por supuesto, que no esperáseis a escuchar lo que dicen de esta novela para decidiros a leerla. Siempre es mejor, pero en este caso es mucho mejor.


   Dos mujeres en la treintena libran una batalla contra el tráfico y la compraventa de sangre, de vida. La primera, Álex, tras perder su empleo en una España que parece navegar hacia ninguna parte pero donde surgen cada vez más focos de resistencia, regresa a vivir con su hija en casa de sus padres; desde allí escribe sus motivos para entrar en el comité de la noche, un grupo clandestino que ha decidido activarse y afrontar la barbarie de estos días. La segunda, Carla, trabaja en una empresa de hemoderivados en Bratislava, donde, por medios ilegales, se presiona para lograr la privatización de la sangre donada y común. Desgarrada entre los afectos, la corrupción y la lealtad, se pone en contacto con un escribiente que trabaja por encargo. A través de una serie de conversaciones, Carla y el enigmático escribiente transformarán de manera radical la naturaleza de su relación y dejarán memoria de lo sucedido.

    El comité de la noche emite su llamada con una lucidez que no nace de la distancia sino de la piedad como forma de aceptar lo que no se entiende ni se comparte. La acción es, en esta novela, contar qué pasa fuera para saber lo que pasa dentro. Distintas voces y registros construyen un territorio narrativo de inteligencia y empatía desde el cual mostrar cómo, en palabras del escribiente, «lo que hay» es la mayor ficción que se ha inventado.