"El matrimonio de los peces rojos" de Guadalupe Nettel

LECTURAS AL PASO
Acoger la inquietud
Guadalupe Nettel, Premio Herralde de Novela 2014

   Los anuncios de los premios literarios generalmente sirven para poner en marcha la maquinaria industrial. Con suerte, ese ruido le trae al lector una promesa, una ilusión. La concesión del Premio Herralde 2014 a la mexicana Guadalupe Nettel convierte en noticia su próximo libro, que se llamará "Después del invierno" y que publicará como es sabido la editorial Anagrama. Y no parece casualidad que el Herralde vuelva por segundo año consecutivo a México (tras premiar a Álvaro Enrigue en 2013), ni que otro mexicano haya ganado el Premio Planeta este año. No sólo hay muchos y muy entusiastas lectores, como atestigua año a año la Feria del Libro de Guadalajara. También hay una cantidad imbatible de fantásticos escritores: viejas glorias, leyendas vivas, autores consagrados, jóvenes promesas y todas las categorías que puedan imaginar. De todos ellos, personalmente incluyo a Guadalupe Nettel en mi lista de imprescindibles.
  Quizá el motivo para considerarla una autora imprescindible tiene que ver con que suele transitar por lugares bastante habituales de la literatura y especialmente en los cuentos (los espacios en sombras, los límites entre la cordura y la locura, las perspectivas incoherentes,...), pero con una aproximación muy personal y muy reconocible. Quiero decir: uno lee un relato de Guadalupe Nettel y, por mucho que lea a otros autores, la reconoce inmediatamente cuando vuelve a leerla. De algún modo, la mirada de Guadalupe Nettel  es perversa, pero sólo en el segundo sentido que le otorga el Diccionario de la Real Academia: "Que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas". Hay clasicismo en la elección de sus temas, hay cierto refinamiento a la hora de ir quitando velos a los acontecimientos, pero en su prosa hay también una pulsión muy visceral, una especie de presencia inquietante que pugna por abrirse paso en cada punto y aparte. En su literatura, como en el buen cine de terror, nunca aparece el monstruo. Quizá por eso, se queda con nosotros un tiempo largo. 


   Espero que mi admirada editorial Anagrama me perdone, pero si tuviera que elegir un libro de Guadalupe Nettel, a la espera del recién premiado, me quedaría con los cinco relatos que componen "El matrimonio de los peces rojos", publicado por Páginas de Espuma en 2013. Son la máxima expresión de la fascinación por lo inquietante cotidiano. Apuesto que, en pocos años, empezaremos a usar el adjetivo "neteliano" con cierta naturalidad para referirnos a ello.