MIÉRCOLES, 18 DE JULIO DE 2012


COLABORADORES · MAD RULLO
Napoleon Washington

Las suaves notas del dobro de Come Down, Blues me introducen en la banda sonora por la que me voy a dejar seducir de inmediato. Para qué más instrumentos: bajo, dobro*, percusión, alguna nota de clarinete, alguna que otra más de violín y la voz, la voz grave, rota, oscura, susurrante… La voz de Napoleon Washington.
Este bluesman cabalga con la tranquilidad que le da el oficio del que sabe lo que toca, lo que se trae entre manos. Y que compone letras que carraspean por su garganta acercándonos desde la vieja Europa al blues pantanoso de la Louisiana americana.
Su tercer trabajo Mud & Grace resuda la sabiduría de los doce compases, llena de texturas en ocasiones acústicas y eléctricas en otras como Blue Curls of Smoke. O cambiando el registro como en el tema que da título al álbum Mud & Grace. Y me pregunto si estoy ante el blues cubista y oscuro que en ocasiones resucita Tom Waits en su Rain Dogs con esa voz cavernosa y rota, esa percusión sincopada, esas notas de las cuerdas de su guitarra cayendo como gotas rasgadas en una lluvia de sonido, esos coros… O un Chris Whitley de Terra Incognita en una especie de blues rural introspectivo como en el tema Salt Water.
Todo ello invita a visualizar una barcaza a la orilla de un pantano, un porche destartalado de una casucha de madera, un par de amigos en sudadas camisetas de tirantes, sucias, grasientas, con unas buenas birras, tabaco de mascar y humedad, mucha humedad emergiendo de las calurosas aguas, sentados en destartaladas sillas de madera y cantando. O bien podría ser la escena de una película de buenos y malos, donde los malos no son tan malos, ni los buenos lo son tanto.




Sugerente el sonido de Napoleón Washington desde Europa, con amor, con todo el amor con el que se pueden amar las historias musicadas por esta garganta rota y esas seis cuerdas fieles amigas de sus canciones. Con todo ese sabio amor por el blues acústico y por las composiciones pequeñas. Sin perder un ápice de honestidad, llegando de puntillas.
Se merece escucha reposada, a la caída de la tarde, este suizo de alma negra y pintas de pirata a lo Willy DeVille, para que en un futuro próximo siga construyendo su currículum musical y se de una vuelta por esta piel de toro deprimida. Y disfrutarle encima de un escenario con un buen wiskie o una buena birra, que es más de por estos lares. Aconsejándoles que, por un módico precio para que pueda seguir construyendo su universo sonoro, se bajen de su página web su música y la degusten como un buen plato de comida cajún con cierto toque de gruyere, que para algo ese la Suiza alpina.

*Dobro: guitarra resonadora metálica muy utilizadaen el medio oeste de los Estados Unidos. Sería una guitarra acústica en cuya  parte anterior el agujero se ha sustituído por un instrumento metálico o resonador.