MIÉRCOLES, 9 DE MAYO DE 2012

TENGAN CIUDADO AHÍ FUERA
Vallecas hierve con Almudena (de nuevo y por siempre)

     El pasado viernes 27 de abril, recibimos en Muga sobre las 19 horas a Almudena Grandes. Habíamos quedado aquí para llevarla hasta el Instituto Madrid Sur, que es donde se celebró el acto de presentación de El lector de Julio Verne. Almudena entró en la librería y justo en ese momento una de sus lectoras estaba comprando su última novela que, inmediatamente, firmó con una sonrisa en la boca. Almudena, especialmente guapa  en estos días (el éxito le sienta bien), me acompañó hasta el lugar de la presentación. Una hora antes diluviaba en Madrid, y me preocupaba que el puente y la lluvia pudieran deslucir el acto en cuanto a público, preocupación estúpida por lo que vimos, ya que en cuanto llegamos a la puerta del Instituto, algunas personas empezaron a saludar alborozadas a la autora que, siempre cercana y dispuesta (marca de la casa) repartía besos y sonrisas. Como siempre, algún lector le comentaba a Almudena anécdotas personales y debatía rápidamente con ella porque nos esperaban ya en el salón de actos.

      Al entrar y ver las casi 250 almas que miraban contentos a nuestra escritora preferida, supe que ella había vuelto a triunfar. Rápida presentación (no entiendo los presentadores que se alargan como si ellos fueran los protagonistas) en la que simplemente conté que Almudena y Tusquets me habían invitado a la presentación del libro en Alcalá la Real, que lo pasamos muy bien y que en un momento de la comida en la que pasaba por las mesas de los libreros de toda España, hablando de las próximas presentaciones, dijo enseguida que iba a Vallecas, como no, a presentar de nuevo su segunda entrega de la serie de episodios...cosa que me llenó de orgullo y satisfacción (que diría el bribón- cazaelefantes- holgazán Real). También comenté que su editor, Juan Cerezo me preguntaba intrigado por estos actos en Vallecas y lo que provocaba Almudena en la gente. Medio en serio medio en broma, le dije a Cerezo que la presentación del tercer libro de la serie, debíamos hacerla en el Estadio del Rayo Vallecano para que cupieran todos. ¿Qué tendrá Vallecas? Algo especial tiene. Seguro.



     Almudena habló con un público entregado que disfrutó de la magia de su oratoria. Ovación cerrada para despedirla; la puerta grande de Vallecas nuevamente abierta. Después la firma, como siempre, larga y más parecida a la de una estrella del rock cercana que a una escritora número uno en todos los sentidos. Finalmente tras una hora y media, nos fuimos a una cervecería del barrio a tomarnos un vermutito (expresión muy de los madriles, sí) y unas cañas y a destrozar, entre anécdotas, a Esperanza Aguirre y sus acólitos. Un día de alegría, una tarde para recordar de nuevo. Gracias Almudena, por todo.