Club de lectura novela gráfica (Abril 2018): "La vida es buena si no te rindes"

"La vida es buena si no te rindes" y otros cómics recomendados (por Gerardo Vilches)
Los encuentros del club de lectura de novela gráfica 
Próxima reunión: jueves 26 de abril, 19 horas.


Por Gerardo Vilches

@WatcherBlog

La novela gráfica elegida por el club de lectura para el mes de abril de 2018 fue La vida es buena si no te rindes de Seth, publicada por Salamandra Graphic.
   El pasado año Salamandra Graphic reeditó La vida es buena si no te rindes, una obra fundamental para entender el cómic adulto contemporáneo. Serializada en Palooka-Ville durante los años noventa, supone el paso a cierta madurez autoral para Gregory Gallant, alias Seth, uno de los dibujantes canadienses en los que, durante la década anterior, se fundamentó el éxito de la editorial Drawn & Quarterly. En sus páginas, Seth se sitúa como protagonista de una trama introspectiva, que sorprendió a un medio acostumbrado entonces a obras donde la acción era el elemento predominante por su calma reflexiva. En La vida es buena si no te rindes los pensamientos de Seth se convierten en protagonistas, al igual que sus largos paseos por las ciudades que visita, en los que se lamenta por el rumbo del mundo moderno, pero, sobre todo, por el pasado perdido.
   Lo interesante de Seth es que resulta un nostálgico de una época, los años cincuenta, que en realidad no vivió. Es una forma de rechazo hacia las cosas que no le gustaban de la sociedad de su época, de las prisas, la superficialidad y la deshumanización de la vida; sin embargo, el autor también se preocupa de situar diversos contrapuntos a su visión melancólica y conscientemente idílica, entre ellos, su mejor amigo, el también dibujante Chester Brown. 
   Como metáfora de esa visión, Seth se embarca en la búsqueda de un dibujante ignoto, Kalo, quien publicó un puñado escaso de chistes gráficos en The New Yorker para desaparecer después sin dejar ni rastro. Seth le sigue el rastro, primero en las revistas donde pudo haber publicado, y después a través de los lugares que conoció y de su propia familia. Todo lo dibuja con un trazo elegantísimo y un bitono que refuerza esa sensación melancólica que impregna toda la obra. 
   Tras esta primera obra larga, piedra de toque del cómic independiente de los noventa, Seth ha publicado obras sobresalientes, seguramente mejores; también más autoconscientes. La vida es buena si no te rindes, sin embargo, conserva cierta frescura de juventud irresistible.


Cómic destacado del mes
Pulse ENTER para continuar de Ana Galvañ
Editado por Apa-Apa

   Hay en el cómic español actual una tendencia cada vez más potente, basada en la experimentación gráfica y narrativa más radical. Cocinada en los fanzines y la autoedición, en los últimos años está transitando ya los caminos más comerciales del libro. Pulse Enter para continuar pertenece a esta corriente, pero, al mismo tiempo, se inserta en la ciencia ficción de línea más dura en sus cinco historias. Fascinante, crítico y ambiguo, este libro de gráfica deslumbrante y colores de flúor desafía a sus lectores a través de la ruptura de los cánones y de las convenciones de género, y contiene reflexiones nada explícitas —pero profundas— sobre la identidad, la alienación y la otredad, que calan más, precisamente, porque se fundamentan más en lo visual que en lo verbal. Se trata del mejor trabajo de su autora, y uno de los más importantes de los últimos tiempos en el mercado español.

Otras recomendaciones 

Budapest de Chema Peral
Editado por La Cúpula

  Roúl es un joven que vaga sin rumbo por el mundo, con una sonrisa perenne y un hatillo al hombro. Pero pronto va a verse inmerso en la búsqueda de Budapest, que, en el universo personal de Chema Peral, se erige como lugar mítico e inalcanzable. Como siempre, lo importante es el camino, y de eso trata esta novela gráfica, del camino —más interior que exterior— de su protagonista. Con un estilo gráfico libre, de influencias reconocibles pero que no ocultan el talento de su autor, Budapest es un soplo de aire fresco y un canto agridulce a la vida.



Las voces y el laberinto de Alfredo Borés
Sobre relatos de Ricard Ruiz Garzón
Editado por Sapristi


El cómic contemporáneo es campo especialmente fértil para lo que se ha dado en llamar «patografías gráficas»: obras que, desde el testimonio personal o no, abordan enfermedades de todo tipo y aprovechan las posibilidades visuales del cómic para llegar a sus lectores de una forma mucho más efectiva que el texto. Esta colección de cinco historias cortas es un buen ejemplo de ello: sus protagonistas, aquejados de esquizofrenia u otros trastornos mentales, hablan en primera persona y muestran de un modo inmediato y cercano su vida diaria con la enfermedad. Borés dibuja con solvencia y aprovecha los recursos del lenguaje del cómic para explicar cuestiones abstractas relativas a la esquizofrenia.


El show de Albert Monteys de Albert Monteys
Editado por Caramba / Astiberri

   El humor ha estado muy presente en la tradición de la historieta española, pero en los últimos tiempos es posible que haya pasado a un segundo plano, ante la emergencia de otros géneros hasta entonces minoritarios. Pero leyendo las páginas de El show de Albert Monteys queda claro que el humor es un género igual de válido para hablar de cualquier tema y, sobre todo, para desnudarse ante el público. Eso es lo que hace Monteys, prolífico dibujante que en estas mismas fechas publica también el excelente ¡Universo!, en estas historias autobiográficas publicadas previamente en Orgullo y Satisfacción que provocan carcajadas, pero también pinchan donde duele cuando nos vemos reconocidos en algunas situaciones.



Un imprescindible del cómic alternativo estadounidense
Sonámbulo y otras historias de Adrian Tomine
Editado por La Cúpula

   Adrian Tomine es uno de los nombres clave del cómic alternativo de Estados Unidos, ese que se fraguó en pequeñas editoriales y revistas autoeditadas para saltar después a la novela gráfica y los focos mediáticos. Durante años, Tomine publicó en su Optic Nerve una serie de historias cortas magistrales, influidas por la literatura beat y los grandes nombres del cómic para adultos, especialmente Daniel Clowes. La Cúpula ha reeditado en rústica una recopilación de estos trabajos de juventud frescos, espontáneos y, por momentos, epatantes. Aunque muchos son hijos de su tiempo, el impacto de algunos aún persiste: «Glaseado de fresa», por ejemplo, es una pequeña obra maestra en dos páginas.