"La lengua de los poetas. Poesía, ¿ para que?": Exposición de Fernando Ferro

"La lengua de los poetas. Poesía, ¿para qué?"
Exposición de grabados de Fernando Ferro
Desde el lunes 5 de junio

Desde el 5 de junio tendremos el placer de invitaros a una nueva exposición de grabados de nuestro amigo Fernando Ferro, un artista que es muchas más cosas además del grabador que ahora podéis conocer. Para comprobar que no exagero, podéis leer abajo el texto que ha preparado para motivar esta exposición que se expondrá en Muga durante todo el mes de junio y que tendrá dos grandes momentos para aunar la poesía y el arte de Fernando: la presentación de la obra poética completa del poeta Carlos Álvarez, el jueves 22 de junio, a las 19.30 horas, y un homenaje a Miguel Hernández en el 75º aniversario de su muerte, con la presencia de Francisco Esteve, el compilador de la recopilación Miguel Hernández para niños, que se celebrará el sábado 24 de junio, a las 12.30 horas.

"La lengua de los poetas. Poesía, ¿para qué?"

   "En mi limitada experiencia personal he encontrado que la Poesía se ha convertido en mi principal herramienta para sentir y conocer. Mucho más allá de la religión, la filosofía, la gastronomía y la ciencia llega la Poesía, porque el universo simbólico de cualquier ser social se sostiene en el universo de las palabras y su sintaxis, y sólo las/ los poetas dan a las palabras su sentido-sonido pleno, incluyendo sus armónicos. Por encima de la dudosa verosimilitud de las campañas publicitarias de los bancos, las compañías de energía, las agencias de viajes y las grandes empresas de distribución que ponen todo y ahora a tu alcance con sólo desearlo, está la verdad de un poema de Claudio Rodríguez que paseando se encuentra con un remolino de papeles y cartones danzando alocadamente en una coreografía que es la de la vida misma. 

  ¿Qué decir del amor? Aquel que no se haya enamorado en las palabras de un poeta, que sorprendentemente dibuja el retrato fiel de su objeto amoroso como él no logrará hacer nunca, ése aún no ha nacido aunque lleve un montón de años haciendo la Declaración de la Renta. ¿O quién con más claridad que Mayakovski puede explicar que tendrán que dejar de existir señorones ociosos, ricos y avaros, para que no vuelvan a existir niños pobres, explotados y desvalidos? 


   ¿Cómo viven y mueren los poetas? En España muy mal, desde la expulsión de moros y judíos, los nazaritas hicieron pasar por la cárcel a los mejores. Fray Luis de León, Juan de Yepes o San Juan de la Cruz, como queráis, Francisco de Quevedo, Miguel Hernández que murió en la cárcel de Alicante hace 75 años y Carlos Álvarez, entre otros muchos. Aquí y ahora, Pablo Hasel y Aitor Cuervo poetas comunistas y raperos son perseguidos con saña por "la policía y la justicia de la democracia monárquica” que nos protege de nosotros mismos, César Strawberry voz del grupo vigués de rap Def con dos, es perseguido y multado por expresar irónicas opiniones inaceptables para el sistema que nos arruina la vida. Por el destierro pasó José de Espronceda y exiliado en Colliure murió Antonio Machado, también Juan Ramón Jiménez y Pedro Salinas, todos sabemos y recordamos que Federico García Lorca fue fusilado por falangistas y guardias civiles. Y algunos con mejor suerte languidecieron en el exilio interior como Vicente Aleixandre, José Hierro y Claudio Rodríguez. Es decir, las palabras de los poetas radicales, en el sentido marxista del término, en este país son importantes, te pueden llevar directamente al exilio, a la cárcel o a la muerte, y en el mejor de los casos a la más absoluta indiferencia por parte del aparato político-cultural... Ellas desaparecidas por más que no se pueda negar la calidad de su trabajo, Sor Juana Inés de la Cruz aquí y Anne Sexton o Marianne Moore más lejos. A veces leves sombras tras grandes escritores como Zenobia Camprubí o Elena Garro. 

   Por las y los poetas siento el mayor respeto y cariño que se puede sentir por un humano, en su aparente fragilidad se encuentra todo lo bueno de nosotros, el amor por lo bello y efímero, la solidaridad con los débiles, el desprecio de honores y ventajas. Y, sobre todo, por esa lucha permanente y desigual contra los poderosos pedantes y huecos, contra los que ejercen la violencia arbitraria y criminal, muchos de ellos funcionarios públicos, contra los tarugos prepotentes orgullosos de su ignorancia y contra la inmensa caterva de estúpidos, según definición del maestro Carlo María Cipolla, que se hacen daño y al mismo tiempo dañan a los otros. 

   Me quedo con su ejemplo y con su imagen, la que me ha ido quedando en la imaginación. De algunos he visto alguna fotografía que me ha impresionado, Miguel Hernández, cárcel de Alicante 1939, de otros un viejo y único grabado, el que retrata a François Villon, el primer poeta moderno, allá por la católica Francia del mil cuatrocientos, a otros los he tratado de un “modo abstracto” como se hace siempre que se dibuja algo o a alguien, y otro que iba a ser mi admirado José Ángel Valente ha acabado siendo Gonzalo Torrente Ballester a quien también quiero, pero de otro modo. En fin, a otros afortunadamente los tengo o he tenido cerca y ha sido más fácil “fijarlos”. 

   Esta exposición no es más que un humilde reconocimiento construido con alambres recogidos por la calle, cartones de cajas de leche recortados, papeles de grabado, tintas de imprenta , barras de óleo y la infinita paciencia de mis compañeros de taller Erik, Carlos, Javi, Inés, Koche, Miguel Mosquera, Cacha y hasta Manolo Calvo. Utilizo materiales descartados a los que quiero dar una segunda vida y, tal vez, más noble, para festejar a las y los que tanta alegría y tanto que pensar me han dado a lo largo de mi larga vida. En un buen retrato está todo lo que no se ve al mirar descuidado. 

Fernando Ferro
Florido  Maio en Vallekas 2017