La nueva novela de Marta Sanz

"Clavícula" de Marta Sanz: enfermedad, incertidumbre y rebeldía
Lunes 3 de abril19.3horas
Presentación de la novela Clavícula de Marta Sanz, en un coloquio con la autora y el escritor Juan Vilá.


   "Clavícula" es una novela autobiográfica que comienza con un dolor que sintió Marta Sanz mientras hacía un viaje en avión. Un dolor que, al no desaparecer, le provocó una intensa sensación de estar enferma que no pudo ignorar. A partir de ahí, la novela se despliega a lo largo del año en que la autora se pone en mano de los médicos para descubrir el origen de su dolor, que no resulta evidente. Y en ese camino explora la incertidumbre sobre los procesos del cuerpo, del que creemos saber más que nadie, del que pensamos que somos propietarias pero que nos coloca a menudo en posición de inquilina. Y aparecen los espacios grises entre lo biológico y lo psicosomático, aparece lo social como agente activo de nuestros desequilibrios, pero también aparecen nuestros afectos como esos lazos que nos sostienen cuando el mundo se tambalea.




   Ya no se puede decir que Marta Sanz es una figura al alza de la literatura en lengua castellana. Hace tiempo ya que es una autora consolidada que además pasa por una época muy prolífica: Éramos mujeres jóvenes en 2016, Farándula en 2015, Cíngulo y estrella en 2014...
   2017 es el año de Clavícula, una novela cimentada sobre la escritura autobiográfica, en el que la autora seguramente se encuentra cómoda -todo lo cómoda que se puede encontrar una persona que expone su intimidad públicamente-. La presentará en Librería Muga el lunes 3 de abril a las 19.30 horas, acompañada de un amigo común, el escritor Juan Vilá.

   En palabras de la propia Marta Sanz esta es una novela "Autobiográfica. Humor negro, muy negro. Cuerpo, dolor, mujer, trabajo, dinero.". 

   Pero no se nos ocurre nada mejor para convocar a esta presentación que enlazaros aquí la fantástica reseña que realizó Edurne Portela para La Marea, titulada "Una poética de la fragilidad".  y que resume así: "La enfermedad femenina que no se puede nombrar o de la que no hay suficiente conocimiento enseguida se convierte en patología psicológica. Una conclusión ante la que se rebela Marta Sanz en su último libro."